Conclusiones del Segundo Foro de la Concordia Junior 2017

 

“LOS JÓVENES Y EUROPA: LOS REFUGIADOS

 

Los abajo firmantes, estudiantes de Bachillerato y ESO del IES Bajo Aragón de Alcañiz, IES Joaquín Bau de Tortosa y del IES José Vilaplana de Vinaròs, participantes de los segundos Foros de La Concordia Junior celebrados en Alcañiz los días 17 y 18 de junio de 2017, bajo el título: “Los Jóvenes y Europa: Los refugiados”, hemos consensuado el texto que sigue, como resultado del debate que hemos tenido a lo largo de toda la jornada.

Entendemos por refugiado lo que dicta la Convención de Ginebra que dice que es una persona que huye de su país y no puede o no quiere retornar a él por temor a ser perseguido por causa de su raza, religión, ideas políticas …. y, partiendo de esta definición, consideramos que los países europeos deben darles entrada porque pensamos  que son seres humanos necesitados que han huido de sus respectivos países de forma involuntaria. La razón más importante que además nos mueve es la empatía, ya que, si la situación fuera a la inversa nos gustaría recibir el mismo trato.

Creemos también que esta entrada debería ser regulada por varios motivos:

  1. En primer lugar, el nivel económico, la extensión geográfica y los recursos naturales de cada país delimitan su capacidad de acogimiento.
  2. En segundo lugar, la prevención de posibles enfermedades, como el ébola o la malaria, entre otras, debe ser tenida en cuenta.
  3. Por último para evitar la posible entrada de personas socialmente peligrosas.

Otra idea que queríamos apuntar es que se debe priorizar la acogida de los refugiados frente a los emigrantes económicos porque los primeros no eligen las razones de su partida, su vida está en juego y no pueden esperar. Mientras que los segundos buscan mejorar su calidad de vida, no les apremia tanto el factor tiempo y gozan de la protección del gobierno de su país de origen.

También queríamos establecer una distinción entre el concepto de refugiado y el de exiliado político que pide asilo de forma voluntaria. La guerra al primero no le deja ninguna opción mientras que el segundo todavía tiene la posibilidad de cambiar la situación política de su país mediante su activismo.

Hemos debatido también sobre el modelo de acogida y en este sentido hemos comparado las políticas de Canadá, Japón y Australia, optando por el modelo canadiense. Este país es un ejemplo a seguir, a diferencia de los otros, porque en menos tiempo acogió al doble de refugiados que Europa y además, cuenta con un Ministerio de inmigración, refugiados y ciudadanía. Por el contrario, a pesar de que Japón hace generosas aportaciones a ACNUR, es sumamente estricto en cuanto se refiere al asilo. Australia por su parte, no solo impide la entrada de refugiados e inmigrantes, sino que además éstos son encerrados en centros de detención fuera de sus fronteras. También nos gustaría mencionar que países como Jordania y Líbano, entre otros, han acogido a  un gran número  de refugiados sirios, y otros como Egipto o Irak han afrontado esta reciente crisis casi sin ayuda financiera de la comunidad internacional.

Otra cuestión a tener en cuenta son los derechos y deberes de los refugiados en el país de acogida que, según las conclusiones del foro, deben ser los mismos que los que poseen los ciudadanos del propio país. Por ejemplo: derecho a asistencia médica, a un empleo digno, a la educación etc.

Para finalizar, hemos ahondado en el tema de los aspectos positivos y negativos de la acogida de refugiados para un país. Como positivos, destacaríamos que favorece el intercambio cultural, actuando como factor preventivo de futuras actitudes racistas y el rejuvenecimiento poblacional. Por contra, como aspectos negativos cabe destacar que en países donde la situación económica es compleja y el índice de paro elevado, puede dar lugar a conflictos laborales, prejuicios y discriminación.

Propuestas:

  1. Respecto a la regulación de la acogida, proponemos la creación de cuerpos europeos especializados que analicen cada caso individual con dos objetivos:
  • atender las necesidades específicas de cada uno y
  • evitar situaciones de riesgo y discriminaciones.
  1. Para dar prioridad a los refugiados frente a los emigrantes económicos, proponemos que se incrementen las ayudas a los países emisores de emigrantes económicos con el objetivo de evitar la salida de dicho país.
  2. Con tal de disminuir las situaciones de racismo y fomentar la integración, creemos que la mejor solución es educar en la igualdad con campañas de prevención, mediante la convivencia cotidiana y evitando la formación de guetos.

Y, por último, mostramos nuestro descontento por el incumplimiento de los acuerdos tomados por la Unión europea ante la actual crisis de los refugiados sirios y por la falta de información por parte de las autoridades que recibe la ciudadanía. Exigimos que la clase política deje a un lado sus intereses electoralistas centrándose más en la búsqueda de soluciones concretas para evitar este drama humano y que se tomen las medidas adecuadas para sancionar a los países que incumplan los acuerdos tomados a este respecto.